Payback 2013. Fotos y resultados

Payback 2013. Fotos y resultados

La venganza es la satisfacción que se toma del agravio o daño recibido. ¿Por qué satisfacción? Pues, cuando le devuelves con la misma moneda a quién te obró con mal es algo realmente reconfortante –para un alma combativa y sin padecimientos por remordimientos- poder ver el sufrimiento en el rostro de quien te hizo sufrir. La hora de la venganza llegó a la WWE, Payback fue ese momento.

La ficha:

Fecha: 16 de junio del 2013.

Sede: Allstae Arena en Rosemont, Illinois.

Edición: Primera edición.

La lucha de la noche: Cm Punk vs Chris Jericho.

La sorpresa: El anuncio del regreso de Rob Van Dam para Money in the Bank.

El mejor desempeño: Danyel Brian.

Nuevos campeones: Curtis Axel (primer campeonato individual) y AJ Lee (campeona por primera vez)

El público. Illinois siempre fue y será un público rudo con gran participación. Especial apoyo a su hijo ilustre CM Punk, al desempeño de Danyel Brian, la victoria de AJ Lee y abucheos y burlas para la derrota de Kaitlyn, la performance de Randy Orton y la victoria de Alberto del Río (pese que lo apoyaron en un inicio).

El comentarista: Marcelo Rodríguez le dio ese agregado periodístico con diversos datos en cada lucha, cosa que no se veía en el antiguo equipo de Carlos Cabrera y Hugo Savinovich (que por otros factores fueron una gran dupla en su momento).

Pacyback fue un evento que estuvo de acuerdo a lo esperado y más. En términos generales fue un buen espectáculo.

Resultados y fotos de cada una de las luchas del evento (ampliación de cada lucha pinchando en las fotos).

La velada inició con la sorpresiva victoria del nuevo cliente de Paul Heyman, Curtis Axel. Una lucha que ganó por viveza y oportunismo –referentes en el arsenal de Heyman-, ganó acriolladamente. En el momento que The Miz le aplicaba una figura cuatro, heredad de Ric Flair, al hasta entonces campeón Wade Barret, Curtis aprovechó la presión para simplemente arrinconar los hombros del campeón y llevarse la cuenta de tres y por consiguiente el campeonato.

La segunda lucha. Lucha por el campeonato de divas. ¡Quién diría que la menudita de un metro con 57 centímetros de AJ Lee le diera semejante pelea a la campeona Kaitlyn con su metro 68 y con casi 20 kilos más de músculo. No solo le dio pelea sino que le ganó. No solo que le ganó, sino que hizo que esta exfisicioculturista se rindiera con una extraordinaria llave enrededadera llamada la “Viuda Negra”, que en realidad es un Octopus Hold.

La tercera lucha de la noche fue por el campeonato de los Estados Unidos. Casi diez minutos de contienda, una cuenta de diez fuera del ring y un triunfo nada decoroso para la calidad de alguien que puede dar más aun. Ambrose retuvo frente a Kane, en una lucha que solo pasó la barrera de lo correcto.

La cuarta lucha de la noche. Nuevo campeón de los pesos pesados. Alberto del Río recupero el cinturón que Ziggler le arrebató cuando canjeó su maletín del Money in the Bank. Un campeón tan esperado que vio desperdiciado tantos años dedicados en una lucha de solo 14 minutos.

La quinta lucha de la noche. Vamos, la lucha que todos esperaban. Chicago Made Punk. Punk City. CM Punk, Chicago born, Chicago made, Chicagos champ. Punks do main. ¿Así o es necesario un mapa? La lucha entre CM Punk y Chris Jericho por demostrar quién es el mejor en el mundo, fue la mejor de la noche. También que la lucha enfrentó a dos de los mejores wrestlers del mundo. Lleno de falsas caídas, de posibles victorias, de una llaveo fluido y espectacular. Fue una lucha, para algunos, de cinco estrellas; un buen regreso para el hombre de Chicago.

La sexta lucha de la noche. Por el campeonato en parejas. En esta lucha quedan dos conclusiones: The Shield es un grupo sólido que trabaja muy bien en equipo y Bryan es el mejor luchador en su desempeño en este momento dentro de la WWE. Rollins Reigns retuvieron los campeonatos, pero desde hace ya mucho, quien se roba el show es Daniel Bryan.

La séptima lucha. El main event. La lucha por el título máximo de la WWE disputado entre el campeón John Cena y el retador Ryback en una contienda de tres niveles del infierno. Mucha agresividad, mucho despliegue de fuerza, pocos sobresaltos espectaculares, pero presentes, en una lucha que estaba por demás cantado quien iba a ganar.